ACTUALIDAD

Albert Ferrer: “La afición es lo más importante del Club”

ENTREVISTAS 04 mar 2019 - CMP

Entrevistamos a Albert Ferrer, exjugador del Barça y actual entrenador del FC Barcelona Legends, considerado por la afición como el mejor lateral derecho de la historia del Club

Albert Ferrer nació en Rubí hace 48 años y es un ejemplo de lo que supone la conexión entre la grada y el campo. Fueron los aficionados quienes lo nombraron el mejor lateral derecho de la historia del Club cuando el Barça celebró su centenario, y los que le demuestran, incluso hoy, muchos años después de dejar su lateral, que sigue siendo un personaje querido.

“Sí, es verdad, me siento querido. Y eso que, entre una cosa y otra, he estado mucho tiempo fuera, pero cuando vienes aquí y ves que te recuerdan, es muy bonito. Tal vez sea porque soy de la casa y te cogen un aprecio especial, pero eso es impagable. Cuando juegas, llevas un ritmo tan frenético que le das menos importancia, pero cuando te retiras te das cuenta de la importancia del socio, de las peñas, de este contacto…”.

¿Y por qué esta lejanía entre jugadores y afición? Ahora es incluso más acentuada que cuando jugaba…

Al final haces lo que puedes y por donde te llevan. Antes viajabas más con aficionados y periodistas en el avión, ahora no. El jugador hace lo que le dicen, es lo más natural, y eso crea más distancia. Yo, como soy un romántico, prefería ese tipo de relación, aunque es verdad que a veces este contacto te distorsionaba.

Su situación es curiosa. Dejó de jugar y se puso a entrenar en tres equipos. Pero ha tenido tiempo para entrar en la historia del Córdoba, por ejemplo. ¿Por qué no ha continuado por este camino?

Me ha salido alguna oportunidad en el extranjero, en Chipre… pero ahora estoy en Can Barça y es fantástico. El proyecto Legends es mucho más que cuatro amigos que juegan a fútbol, es un proyecto a través del cual sientes que ayudas a hacer grande a tu Club de toda la vida. Estar con el Barça siempre ha sido mi sueño.

Dice que disfruta el trato de la gente. ¿Ha visitado las peñas? ¿Su contacto con los socios se limita a los encuentros casuales cuando va al estadio?

No, lo del estadio es puntual. Fui al encuentro de peñas de Andalucía y fue increíble. Es en sitios como ése donde te das cuenta que la gente es lo más importante del Club. Este es un club de todos También de la gente de las peñas: los que vienen de fuera, que cogen autocares y vienen al campo, y los que no pueden porque viven muy lejos y con suerte vienen a Barcelona una vez al año o cada no sé cuánto…  En Andalucía me di cuenta de lo que es esta afición. Ellos no pueden venir, pero hacen una defensa brutal del Club y del equipo durante todo el año, a contracorriente, y en situaciones a veces complicadas. Y eso es impagable.

¿Es eso el fútbol? ¿Es el Barça?

Yo creo que es el Barça. Un grupo de gente que vienen de fuera y se plantean la estancia como lo harían cuando van de vacaciones a cualquier otra parte del mundo: hacer la visita al estadio, pasar por la tienda, comprar un recuerdo… Para la gente que es culé y tiene una oportunidad de vez en cuando, es muy importante. Cuando las cosas las tienes al abasto, dejas de valorarlas. Vayas donde vayas, en el continente que sea, encuentras gente con la camiseta de Leo o de Luís. Es espectacular, y con los Legends lo veíamos muchísimo. En la India, por ponerte un ejemplo, juntamos a 40.000 personas en un estadio, una pasada. Eso solo lo consigue el Barça. Nosotros solo somos sus representantes.

Le veo muy entregado. Emocionado, incluso.

Es que me sorprende. Piense que, como jugadores, estas cosas las hemos vivido de lejos. Sorprende el nivel de conocimiento y de aprecio que te tiene la gente que es de otro mundo, de otra cultura, de otro país. Y, sobre todo, sorprende cuando te encuentras gente que se ha ido de casa por trabajo. Me pasó hace cuatro días en Milán. Paseábamos por el Duomo y se nos acercaron unos catalanes que hacía unos cuantos años que vivían en Italia. Les noté muy cercanos. 

Es que usted no es un jugador cualquiera. Conseguir una plaza en el primer equipo después de haber entrado en el Club a los 13 años, conseguir ser indiscutible de un equipo tan importante como el Dream Team después de pasar por una cesión en Tenerife… Pero, seguramente, lo más difícil que hizo Albert Ferrer fue recuperarse en tiempo récord de una lesión grave en Las Gaunas. Cayó en noviembre y se puso en pie en abril para acabar jugando en la liga, la Champions y la final de los JJOO de Barcelona y ganar los tres títulos.

Aquellos seis meses fueron mi mejor año, y fue el año que menos jugué: entre noviembre y abril, nada, solo trabajo cada día. Pero lo que sí que recuerdo, y mucho, es la gente que estuvo a mi lado, los que no salen en la foto del premio final, pero sin los cuales yo no habría podido estar ahí: el doctor Borrell, el doctor Baños, el Langa, el gran Joan Malgosa... Gran parte de mi éxito se debe a esa gente que no sale en los medios pero que, cuando acabas la carrera, valoras mucho más.

Por cierto, usted fue un gran defensor, pero también un gran marcador. ¿Cómo se las habría arreglado frente a Messi? 

Tu solo no puedes hacer nada. Te lo digo yo, que he tenido que marcar al hombre en muchos partidos, con éste no hay nada que hacer. Tienes que hacer una táctica específica para intentar detenerlo. Marcarlo tiene que ser una pesadilla. No sabes cómo hacerlo, si de cerca o si de lejos. Si tiene un buen día es imposible. Todos los jugadores tenemos nuestras cosas: si te toca uno rápido, le dejas más espacio; si es hábil, te estás más encima de él… pero él lo tienen todo. Nos hemos de limitar a disfrutarlo porque cuando se retire será un drama —no lo tendría que ser. 

TODAS LAS NOTICIAS