ACTUALITAT

“Ser el Avi del Barça es una aventura extraordinaria”

ENTREVISTAS 14 feb 2019 - CMP

Desde el año 1984 a Joan Casals se le conoce mundialmente como el Avi del Barça. Treinta y cinco años después, recordamos junto a él algunas de las anécdotas más divertidas que lo han convertido en el abuelo más global y fotografiado del mundo.

Nos desplazamos hasta el Trofeo Joan Gamper del año 1984. Joan Casals estaba en el Camp Nou con su mujer y sus tres hijos disfrutando del partido amistoso. Tenía poco más de 50 años y compartía una serie de rasgos característicos con la figura del Avi del Barça creado por Valentí Castanys, un personaje ficticio hasta entonces. Lucía una copiosa barba blanca, calvicie y una barriga pronunciada. Casualmente, decidió que aquel día llevaría la camiseta del Barça y una barretina, los complementos definitivos para convertirse desde aquel momento en el auténtico Avi del Barça. El parecido rápidamente saltó a la vista de los aficionados y ese mismo día, muchos de ellos comenzaron a pedirle fotos. A partir de ese momento, la vida de Joan Casals cambió para siempre.

 

El abuelo más fotografiado del mundo, y el más feliz

Treinta y cinco años después, Joan Casals recuerda emocionado todas las experiencias vividas y considera que ha sido “una aventura extraordinaria y una oportunidad impensable” que siempre ha intentado “vivir al máximo”. La pasión por el futbol y, sobre todo, por el Club de su corazón, le anima a visitar el Camp Nou cada vez que los blaugrana juegan en casa. Y, aunque sus 85 años le pesan hasta cierto punto, la intención y las ganas de atender continúan siendo las mismas: “El Barça me da vida y el hecho de ir a ver los partidos y visitar las peñas es como una terapia”. Joan explica que siempre ha tenido problemas de artrosis, pero los ha superado gracias a su estilo de vida. “Convertirme en el Avi del Barça me ha disminuido muchísimo el sufrimiento, me siento tan bien que ya no recuerdo qué es lo que me dolía y lo que no”.

Tanto le cambió la vida que incluso los futbolistas le piden fotografiarse con él. Volviendo de visitar peñas de fuera de Cataluña ha coincidido en el avión con algunos jugadores que se le han acercado para hacerse una foto con él. Gerard Piqué, Jordi Alba, Javier Mascherano y Dani Alves son los primeros nombres que se le ocurren al Avi, pero en la lista también figuran otros futbolistas como Marc Bartra, que le pidió una foto durante la fiesta de la peña barcelonista de Sant Jaume dels Domenys, el pueblo natal de Bartra situado en Tarragona.

Y no sólo personalidades del mundo deportivo se le han acercado a pedirle fotos. Hace unos cinco años, en otro Trofeo Joan Gamper, un par de mossos d’esquadra lo pararon. A pesar de que la situación podría haber resultado incómoda para la mayoría de mortales, no fue así para el Avi del Barça: los mossos sólo querían hacerse una foto con él. Alcaldes de toda España tampoco se han podido resistir pedirle fotos cuando visita las peñas estatales.

“Soy el abuelo más fotografiado del mundo”, asegura. Y no es una exageración. Periodistas de todo el mundo se han desplazado hasta Guardiola de Berga, donde vive, para entrevistarle y hacer reportajes fotográficos sobre él. “Aparezco en revistas de la otra punta del mundo, pero yo ni siquiera tengo que moverme”, dice riendo, “todos vienen aquí, incluso a mi casa”.

 

Una figura global

En 1974, Joan y su mujer fundaron El Recó (“El Rincón”), el restaurante de Guardiola de Berga que, más tarde, se convertiría en El Recó de l’Avi (“El Rincón del Abuelo”). Hace años que Joan se jubiló y traspasó el negocio a sus hijos, aunque todavía se pasa por ahí de vez en cuando. “A menudo me siento fuera a leer el periódico y a hablar con la gente que viene a visitarme o que pasa por ahí. Muchos se sorprenden al verme, vienen a comer sin saber que es mi restaurante”.

Es complicado saber de dónde saca el tiempo, pero el Avi del Barça siempre se ha mostrado muy agradecido con los colectivos que lo aprecian. Es presidente de la Penya Blaugrana de Guardiola y socio de la Fundación Barça Veteranos y del Casal de l’Avi Barça, que intenta visitar de vez en cuando: “Me gusta mucho pasar tiempo con estos colectivos”, reconoce. “Me aprecian mucho y hacen que me sienta querido. Lástima que viva tan lejos y que no los pueda visitar tanto como me gustaría”.

Todos los que lo conocen saben que Joan nunca da un no por respuesta. Es un hombre agradecido y entregado que, a lo largo de 23 años, acompañó las delegaciones de manera voluntaria a los diferentes actos blaugrana que se celebraban a escala estatal. Fue en el año 2007 cuando finalmente fue reconocido como representante oficial del Club.

 

Un éxito compartido

Hace años que el Avi del Barça, por motivos de salud y movilidad, habría dejado de visitar muchas peñas y asistir a muchos actos de no ser por Ramon Burniol, presidente de la Federación de Penyes del Bages, Berga i la Cerdanya, que firmó un convenio con el Club para poder acompañarlo donde quiera que vaya. “Ramon es como un hijo para mí, hace años que lo conozco y me cuida como a un padre, le estaré eternamente agradecido”. Y es que hace falta agradecer el esfuerzo por preservar al personaje más entrañable, carismático y querido del mundo blaugrana.

TODAS LAS NOTICIAS